Grupo Argos

Jardín Botánico José Celestino Mutis

jardin-19

El jardín cuenta con 588 individuos de palmas que pertenecen a 50 especies, entre las que se destaca la Palma de Cera del Quindío, declarada Árbol Nacional de Colombia, reconocida como la palma más alta del mundo.

Bogotá respira profundo

Por: Theo González

Encontrar todo tipo de hábitats de la geografía colombiana y sus ecosistemas dentro de 19.5 hectáreas distribuidas en 28 zonas, parece algo impensado. Lagos, bosques, fauna ornamental como pavos reales, cisnes, y variada botánica, hacen de este espacio un lugar único al interior de la urbe más grande del país. Ingresar al jardín botánico es encontrarse con el país de las maravillas, allí se puede sentir, disfrutar y palpar la naturaleza en todo su esplendor.

Colombia, pródigo en vegetación, en climas, en aguas y en una fauna realmente extraordinaria tiene en el Jardín Botánico José Celestino Mutis una puerta para acceder a zonas inhóspitas y regiones hospitalarias, desiertos, selvas, bosques enmarañados y torrentes de agua. Aventurarse en él y hacer un recorrido por sus diferentes colecciones y hábitats es adentrarse en el corazón de la botánica nacional e incluso toparse con especies que tienen su origen fuera de nuestras fronteras.

Sus bosques, esencialmente los andinos y subandinos, se destacan. El Sistema de Criptógamas es uno de los tres jardines sistemáticos que ilustran la clasificación y los procesos evolutivos de las plantas. Allí se representan las plantas más antiguas del planeta, las cuales no tienen semillas, se reproducen por esporas y se conocen como criptógamas. Están ubicadas dentro de una exuberante representación de bosque alto andino, la cual cuenta con una hermosa cascada donde existe una mágica combinación entre el sonido del agua y un espectacular mosaico que conforman las especies allí presentes.

Imponente, así podría describirse la Colección de Palmas o Palmetum del Jardín Botánico, que cuenta con 588 individuos de palmas que pertenecen a 50 especies, entre las que se destaca la Palma de Cera del Quindío, declarada Árbol Nacional de Colombia, reconocida como la palma más alta del mundo, llegando a medir hasta 60 metros. Sus hojas, símbolo de libertad, se adaptan fácilmente a alturas superiores a los 2600 metros sobre el nivel del mar.

Un lugar representativo dentro del jardín es La Maloca, una típica casa comunitaria ancestral utilizada por los indígenas del Amazonas, que representa el centro de conocimiento y el universo en su totalidad. Fue construida por indígenas Huitotos en 1997 con propósitos de educación intercultural, investigación y etnobotánica. La Maloca permite la recuperación de tradiciones y conocimientos de nuestros ancestros y enriquece los esfuerzos que día a día realiza el Jardín en torno a la protección del ambiente.

El Tropicario o circuito de invernaderos lo conforman 6 salas interconectadas y que incluyen: colección de orquídeas y bromelias; flora ornamental; botánica económica; ambiente húmedo tropical; selva amazónica y ambiente xerofítico. Aquí se hace un recorrido por los más importantes ecosistemas de Colombia y se encuentra la Flor Nacional de Colombia, la orquídea Cattleya trianae, y la Flor de Bogotá la orquídea Odontoglossum luteopurpureum Lindl. bullet

presentacioninterna

HomeTop1

Tu álbum botánico

concurso home

¡ FELICITACIONES GANADORES !